Proyecto Becma


Balizas para el control de la calidad del agua en tiempo real

En su línea de I+D+I , nuestra empresa está desarrollando el Proyecto Becma, consistente en fabricar una baliza para el control del agua en tiempo real.

En los últimos años se está tomando conciencia de la fragilidad de nuestro entorno natural y de la importancia de su conservación. Concretamente, el entorno marino es uno de los que más está sufriendo los efectos de la contaminación actual, en parte debido a la dificultad de realizar una detección rápida de los vertidos de sustancias peligrosas y/o nocivas. La presencia de algún vertido incontrolado sólo se puede detectar visualmente, en caso de tratarse de hidrocarburos o material sólido. Para detectar la presencia de contaminantes disueltos en el agua, la única solución está en realizar un análisis químico en un laboratorio. Siendo la detección precoz de este tipo de compuestos primordial para un mejor control medioambiental del medio marino.

La solución BECMA permite realizar un análisis químico in situ para detectar compuestos disueltos con el espectrofotómetro, un instrumento de análisis que se encuentra en el interior de una baliza autónoma dotada de un sistema de comunicaciones inalámbricas. De manera cómoda y sencilla, facilita que cualquier usuario, gestor, ayuntamiento o administración pueda controlar en tiempo real la calidad del agua marina desde cualquier ordenador conectado a Internet. Las balizas no requieren ninguna instalación especial. Tienen una autonomía de funcionamiento de 6 meses y su tamaño estándar hace que la mimetización con el entorno sea total.

El analizador químico integrado en la baliza es capaz de analizar la concentración de diferentes compuestos: NO3, TSS, TOC, COT, DBO.

Su lectura permite detectar: vertidos de detergentes, vertidos de aguas fecales, turbidez del agua y la actividad biológica en exceso debida a diferentes circunstancias. Además del análisis químico, la flexibilidad de la baliza y del sistema de comunicaciones inalámbrico, el espectrofotómetro  permite la inclusión de otros dispositivos como sensores de temperatura y de PH.

La baliza es el elemento principal de BECMA. Su tamaño es el de una baliza bicónica, de 50 cm de ancho y 60 cm de alto. Aparentemente se trata de una baliza común sin ningún elemento externo, lo que la dota de mayor robustez. Dispone de una autonomía de funcionamiento de 6 meses.

El componente principal de la baliza es el instrumento que realiza los análisis químicos: el  espectrofotómetro. Dicho instrumento se encuentra en un compartimento estanco junto con el equipo de comunicaciones inalámbricas, toda la electrónica de control y la batería.

Del compartimento estanco salen los diferentes conductos para la absorción y expulsión del agua marina que se debe analizar. La parte inferior, fácilmente desmontable, contiene un depósito de agua destilada necesaria para la realización de los análisis.

El sistema de balizas se acompaña de un software de control que permite registrar el funcionamiento de cada baliza, ordenando una medida o modificando incluso ciertos parámetros internos. Este software puede ejecutarse en cualquier ordenador gracias a la infraestructura de comunicaciones que mantiene a cada baliza estar permanentemente conectada a Internet.

Las medidas realizadas se cargan automáticamente en una base de datos integrada, totalmente accesible por el usuario desde el navegador.

El administrador puede:

  • Comunicarse directamente con cada baliza, comprobando su status, nivel de batería o posición.
  • Ordenar la realización de una medida en tiempo real.
  • Cambiar el calendario interno para la realización de medidas automáticas.

Al usuario se le permite:

  • Explorar los datos incluidos en la base de datos.
  • Obtener una estadística de la variación de los parámetros analizados en diferentes horizontes temporales para las distintas balizas.

El sistema está integrado en GoogleMaps para una búsqueda más sencilla e intuitiva de las balizas.